domingo, 13 de enero de 2013

Cada gota cuenta.

La ONU ha declarado el año 2013 Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua.

Se calcula que para el 2025, dos tercios de los habitantes del planeta vivirán con escasez moderada o severa de agua. 

La población crece y se calcula que para el 2050 haya una población de más de nueve millones de personas, todas ellas necesitarán agua, pero se trata de un recurso limitado y repartido de forma desigual en el planeta. 

La contaminación determina la calidad del agua y sus usos futuros.

Cada año mueren dos millones de niños por enfermedades diarreicas causadas por la contaminación de las aguas, siendo una de las principales causas de mortalidad infantil en las zonas más conflictivas. Y todo porque los mares y océanos se han convertido en basureros gigantes que asumen cada año 6,4 millones de toneladas de residuos, la mayoría plásticos, latas y filtros de cigarrillos, sustancias tóxicas que acaban en los peces y después en los seres humanos; desechos que deberíamos reciclar.

En la actualidad, dos mil seiscientos millones de personas carecen de saneamiento, y mil quinientos millones, no tienen acceso a agua potable, son cifras impactantes y dolorosas que deberían ir a menos.

Cada día millones de mujeres y niños caminan mas de diez kilómetros para conseguir unos litros de agua





La clave es que comprendamos que el uso del agua tiene un efecto en los demás y que dialogar y cooperar es la clave para enfrentarnos al futuro, ya que cada gota de agua que desperdiciamos deja de servirle a otra persona en el mundo para aliviar su sed o para regar en huerto con el que alimentan a sus familia. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada