lunes, 27 de febrero de 2012

Liberalismo y neoliberalismo. Dos términos similares con una historia de por medio


La diferencia entre ambos no es tanta: en términos generales, el neoliberalismo trata de volver al liberalismo del siglo XVIII, quizá con alguna matización.

El liberalismo fue desarrollado con la Ilustración y contenía las ideas del capitalismo. Las más importantes son: propiedad privada, libre comercio y sin intervención del Estado. El neoliberalismo es de nuestra época, y trata de volver a ello.

Aunque la propiedad privada es un derecho que teóricamente todos tenemos ya, no nos regimos totalmente por el liberalismo: el Estado sí que interviene en la economía. Gracias a los derechos socio-económicos tenemos un salario mínimo, unos horarios máximos y unas vacaciones. Pero todo esto es garantizado por el Estado.

A pesar de que, en su día, el liberalismo fue un gran avance- ya que progresamos hasta el Estado Liberal y conseguimos los derechos personales, acabando así con el absolutismo- el neoliberalismo es un atraso. Si el Estado no interfiriera en los salarios o los horarios, los trabajadores serían contratados en condiciones inhumanas, como pasa con los trabajadores ilegales: cobran muy poco, trabajan muchas horas y no tienen días de descanso. Muchos inmigrantes son contratados ilegalmente y obligados a trabajar normalmente todo el día, viviendo en penosas condiciones, sin una seguridad social y cobrando ni lo necesario para vivir.

Las personas que están a favor de este movimiento es muy probable que sean grandes propietarios y gente por empresas y mucho capital, pues a ellos les beneficia mucho más si sus trabajadores pudiesen trabajar más horas y cobrar muy poco. Por suerte el noeliberalismo no ha impuesto sus principios definitivamente o de forma general, ya que para conseguirlo habría que abolir varios derechos humanos, y no se podría permitir. Pero con los recortes en educación, sanidad o salarios provocados por la crisis económica, ya no es seguro que sigan siendo garantizados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada