domingo, 15 de junio de 2014

Los alumnos con beca acaban la carrera 2,1 años antes que el resto

Resumen

Los estudiantes de la Universidad Pública que cursan sus estudios con beca (263.600 el curso pasado) acaban la carrera 2,1 años antes que los que no la tienen.
El sistema público cubre de media a todos los alumnos el 82% de la primera matrícula —depende de cada universidad— y el otro 18% lo aporta el estudiante si tiene recursos o el Estado para aquellos que se hacen acreedores de una beca.
Todo el esfuerzo recae en el alumnado exento de tasas. Temen perder la beca por bajas notas e incluso les persigue el temor de tener que devolver la ayuda complementaria si las cosas se tuercen.
El ministro de Educación, José Ignacio Wert, sostiene que la Administración es más exigente con las notas desde hace dos cursos para becar a menos alumnos, pero con más dotación, lo que va a garantizar que no abandonen para aportar dinero en casa.
“En mi universidad, la de Jaén, si apruebas el 10% de los créditos en primero ya puedes quedarte a vivir allí”, ironiza Hernández Armenteros, que fue gerente de este campus y hoy profesor de Economía Aplicada.
El 70% de los alumnos de la Pompeu se gradúa en cuatro años o con uno más. Una tasa de graduación muy alta, si se tiene en cuenta que la media de los no becados es de 7,14 años.
El vicegente no cree que la clave esté solo en este un régimen de permanencia y progreso (nombre que recibe este reglamento): “Las normas pueden servir de algo, pero depende también de nuestra aplicación de Bolonia, con clases pequeñas, con prácticas…”.
En sus inicios la Pompeu era tachada de universidad rica y mimada —recibía un plus por estudiante para favorecer su implantación— y a su primer rector, Enric Argullol i Murgadas, le gustaba recordar que sus alumnos salían baratos porque terminaban muy pronto sus estudios.
“Hay que exigir a los estudiantes una dedicación acorde con los medios puestos a su disposición y un razonable rendimiento académico”, dice la normativa de la Politécnica de Valencia.
Dicen en la Politécnica que está demostrado que el rendimiento en primer curso se reduce cuando no se limita el avance. Y, además, está conformado por asignaturas básicas y fundamentales para el seguimiento del resto de la docencia.
A Francisco Michavila, catedrático de Gestión y Política Universitaria en la Politécnica de Madrid,  no le gusta un régimen de permanencia: “Es algo antiguo, como que pasen lista en clase, y que echen gente...”.

El Gobierno ha intentado compensar el recorte de 1.240 millones a las universidades con el dinero aportado por los alumnos. Por eso un real decreto permite recaudar 1.700 millones de las familias, el doble que en 2010.

Opinión personal

En mi opinión este tema está cada día más difícil sobretodo en las universidades porque una matrícula de universidad no es que sea cara sino que nos sacan el dinero además las becas ya no se conceden como antes ahora depende de tus notas si tienes buenas notas o si tienes malas notas, algunos estudiantes les cuesta aprobar sus estudios y deciden abandonar la universidad aunque sean becarios y tengan su beca concedida, con la nueva ley de educación tan odia por los profesores, estudiantes para mi esta ley me parece muy nefasta nos quieren cambiar nuestro sistema de educación y también las becas para las ayudas , entonces una familia en la que su hijo/a quiera ir a la universidad y no puedan permitírselo y han solicitado la beca para la ayuda y no se la conceden, vais a dejar a estos alumnos sin futuro. En conclusión deberían mejorar el sistema de las becas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada