lunes, 20 de enero de 2014

11M (Atentado de 2004)




En la mañana del jueves 11 de marzo de 2004 se produjeron 10 explosiones provocadas por diez mochilas cargadas con alto explosivo. Los análisis científicos de los restos tras las explosiones dieron como resultado que se trataba de un explosivo del tipo de la dinamita. Las investigaciones posteriores, basadas tanto en una mochila que no estalló como en los restos hallados en el vehículo utilizado por los autores, determinaron que el explosivo utilizado por los islamistas fue Goma-2 ECO, del que se usa habitualmente en las canteras.

Las explosiones tuvieron lugar entre las 07:37 y las 07:39. según la cinta de vídeo del sistema de seguridad de la Estación de Atocha: a las 7:37:47 ya se había producido la primera explosión; a las 7:38:36 se produce la segunda, en el coche 5; y a las 7:38:40 se produce la tercera, en el coche 4; en total se produjeron tres explosiones.

Los artefactos estaban situados en los coches 1, 4, 5 y 6 (sobre el artefacto localizado en el primer coche del convoy, cabecera de tren, y que no estalló inicialmente, se realizaron maniobras para su desactivación por los equipos TEDAX del Cuerpo Nacional de Policía, explosionando a las 9:59:18 (según la cinta de vídeo del sistema de seguridad); con posterioridad, a las 10:57:27 se procede a realizar maniobras de desactivación sobre lo que consideraron un artefacto explosivo (que no resultó tal).

En la estación de El Pozo del Tío Raimundo hicieron explosión 2 bombas; en la estación de Santa Eugenia, una; y en un cuarto tren, junto a la calle de Téllez, en las vías que se encaminan a la estación de Atocha desde el sur, otras cuatro bombas. Las fuerzas de seguridad encontraron, en el interior de los mismos trenes, otros dos artefactos que habían fallado. Ambos fueron detonados por motivos de seguridad.

También se encontró una tercera bomba en la estación de El Pozo del Tío Raimundo, que, tras realizar, inadvertida, un viaje entre el IFEMA y varias comisarías de policía, pudo ser examinada. Contenía 500 g de Goma-2 ECO,  un detonador y un teléfono móvil que hacía de temporizador, manipulado para que la alarma activase el detonador. Los indicios hallados en esa mochila permitieron establecer las primeras hipótesis firmes, y empezó la persecución policial sobre los supuestos autores.

En un principio, la mayoría de los partidos políticos mencionaban a ETA como el causante de este atentado, pero otras fuentes mostraban que había un grupo islamista radical detrás de los hechos. En efecto, a lo largo de la noche del domingo 14 de Marzo (día de elecciones), el Ministro del Interior Ángel Acebes informó de que un «portavoz militar» de Al Qaeda en Europa había asumido la responsabilidad de los atentados terroristas cometidos el jueves en una cinta de vídeo localizada tras la llamada telefónica a Telemadrid.

Una furgoneta abandonada en Alcalá, los sucesivos indicios, pistas y datos objetivos que irían apareciendo fueron descartando la posible autoría de ETA mientras se iba confirmado la hipótesis islamista, quedando ésta consolidada con las primeras detenciones en la tarde del sábado 13, incluida la de Jamal Zougam.

Se celebran las elecciones generales. Desde diversos medios de comunicación se anima a los ciudadanos a votar en las urnas para que "los terroristas no coarten la democracia".
Entre los incidentes de la jornada, destacan las críticas que se dirigieron a Aznar cuando acudió a votar a su colegio electoral junto a su esposa, que le responsabilizaban de los atentados. En el mismo momento también se escucharon aplausos de los partidarios del entonces presidente del Gobierno.

El escrutinio otorgó la victoria al PSOE en unas elecciones marcadas por la mayor participación en número de votantes de España (unos 25 millones).
Siempre ha sido tema de debate este atentado, porque el gobierno de Aznar no gestionó bien la información que tenía, ya que insistía en culpabilizar a ETA. Mientras había otros sectores sociales, medios de comunicación… que ponían en duda esa autoría, al irse conociendo nuevos hechos que apuntaban a otras posibilidades; como finalmente reconoció el gobierno al informar del reconocimiento por parte de Al-Qaeda.

En resumen, hubo gran parte de la población, que ya estaba en desacuerdo con el envío de las tropas a Irak, se sintió “engañada” con la información y forma de actuar del gobierno ante los atentados. Evidencia clara de ello fue la manifestación del día 12 de marzo.
El atentado causó la muerte de 192 personas y heridas a más de 2.000. Se creó una Oficina de Atención a las Víctimas que prestó atención a más de 3.500 afectados


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada