martes, 24 de enero de 2012

Entre guerra y miseria



Este libro ha sido el que he elegido porque a mi personalmente me gusta mucho saber cómo se sienten los esclavos, saber lo que les paso a ellos y a su poblado.

Me llamó mucho la atención la portada porque se pueden observar dos manos de un hombre, con una especie de esposas y por la luz que entra se da por hecho que esta encerrado en una casa o en una habitación.


El libro esta dividido en 2 historias que están narrados por auténticos esclavos.

La primera narración cuenta la historia de un esclavo de un antiguo general del ejercito, el esclavo dice que el vive feliz porque su amo lo trata bien , sus días son iguales, por la mañana antes de irse el general le manda que que limpie las habitaciones, que haga la comida y todo esto antes de que vuelva, también dice que no le gusta recordar porque le duele la cabeza y se pone triste, al principio el no tenía grilletes en los tobillos pero un día se intentó escapar y el vecino lo pilló en plena fuga y desde entonces su amo le puso los grilletes, también le dio unos trapos para que no le rozaran los tobillos, vive con una esclava también, fueron comprados el mismo día en el mismo sitio por unas barras de pan.

La segunda narración cuenta la historia de un hombre de Sudamérica que trabajaba mucho y cobraba poco, tenía un amigo en el trabajo y un día mientras volvían a casa se encontraron con un hombre que les ofreció un trabajo en una fábrica, el hombre les leyó el contrato sobre la mitad porque estaban tan emocionados por el trabajo nuevo y el hombre firmo por ellos.
Más tarde el hombre volvió con una camioneta y muchos mas hombres, la camioneta los llevó a un campamento militar, una vez allí un soldado los amenazó con el arma, si no bajaban le dispararían pero el tenía tanto miedo que no se podía mover, otro hombre lo empujó y este cayó, un soldado lo inspeccionó y tiró de el, todos marcharon, su amigo que había ido con su esposa y sus hijos, estos no pudieron seguir el ritmo y se quedaron atrás, los soldados no le dejaron salir de la fila, mas tarde llegaron a una fábrica antigua y los soldados les dijeron que allí se podían quedar a dormir.


En mi opinión el libro es muy duro, esta gente vivía muy mal pero aún así el chico del primer relato era feliz yo si estuviera en su situación no estaría así, en el segundo relato se ve como los tratan como si no fueran personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada