sábado, 4 de mayo de 2013

El Gobierno a Aguirre: “Este año se han reducido 300.000 empleos públicos”


"Este último año se ha reducido el número de trabajadores en 300.000. Esa cifra pone de manifiesto que se está llevando a cabo un ajuste de la Administración pública". La número dos del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, ha desgranado hoy este dato ante la petición de un recorte radical del gasto público que reclama un sector del PP y cuya cabeza visible ha sido esta semana la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.
La vicepresidenta ha esgrimido un elenco de recortes en ese sector que, como venían destacando en los últimos días varios dirigentes nacionales del partido mayoritario, demuestra que el Gobierno ya ha abordado de facto esta reforma, algo que, ha recordado, "no se había hecho en 30 años". Santamaría ha enumerado algunas de las medidas puestas en marcha desde que Mariano Rajoy llegó a La Moncloa: "Por primera vez tiene una ley orgánica de estabilidad financiera. Hemos introducido un principio de responsabilidad...Se ha puesto en marcha un redimensionamiento del sector público empresarial; se ha reducido en 115 el número de consejeros de las Administraciones públicas; y por primera vez se ha puesto tope a los directivos de las empresas públicas". "Para hacer una tortilla hay que romper huevos", ha tratado de resumir.
"En el ámbito de la función pública", ha insistido en que  "los funcionarios han hecho un esfuerzo enorme", recordando la supresión de la paga extra. "No se reforma la Administración pública en una hora y no se reforma bien... Es una reforma difícil y no es de las que se hace de la noche a la mañana", ha considerado Santamaría frente a la insistencia de Aguirre, que ayer seguía reclamando más recortes. "No solo las Administraciones sino las empresas públicas y cuestiones que no necesariamente deben prestar la Administración deben ser reducidas, privatizadas o suprimidas", manifestó la líder del PP madrileño.
"Ahora tenemos en marcha una reforma de la Administración local y una reforma de las Administraciones públicas, y bienvenidos aquellos dirigentes, en este caso de partidos autonómicos que estén dispuestos a trabajar y aceptar que tendremos que cambiar y mucho, también en el ámbito autonómico, para conseguir esos objetivos de reforma", ha valorado hoy además la vicepresidenta.
Santamaría ha evitado, en cualquier caso, avanzar por dónde prevé el Gobierno ahorrar con esta reforma. A la espera de que el Consejo de Estado termine el informe encargado, Santamaría ha señalado que "cuando se plantee el informe se pondrán de manifiesto algunos aspectos en los que se pude ahorrar, incluso mucho, en la estructura. "Y serán las comunidades autónomas las que tendrán que afrontar" ese debate, ha agregado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada