sábado, 8 de junio de 2013

Crisis


La crisis económica ha empujado a miles de madrileños a emigrar otros lugares. El éxodo más significativo ha afectado a los jóvenes recién licenciados, de entre 25 y 29 años, a un ritmo de uno cada hora durante el último año, que son los que cuentan con mayores posibilidades de encontrar trabajo.
Madrid volvió a perder población en 2012 por segundo año consecutivo (21.500 personas, un 0,7%). Esta caída afectó con especial intensidad a los jóvenes de 25 a 34 años, con un ritmo hasta ocho veces superior a la media.
El éxodo de jóvenes afecta a todos los distritos de la capital, pero en relación con la tasa de desempleo y con especial incidencia en el sureste de la ciudad


Resulta muy llamativo el titular de la noticia de que un joven con estudios universitarios emigra cada hora de Madrid para buscar una oportunidad de trabajo en otro lugar.
Cuando se lee la totalidad de la noticia, se comprende porqué el ritmo de emigración de los jóvenes universitarios con edades comprendidas entre 24 y 29 años, sea ocho veces superior a la media, a mi entender por dos motivos: El primero por su mayor preparación para optar a desarrollar cualquier oportunidad de trabajos que se le pueda presentar, y por otra parte su juventud, que admite mejor condiciones más duras de trabajo y del entorno, a la vez que presentan menos condicionantes familiares y de arraigo en un lugar, que dificulten la posibilidad de emigrar.
Es lógico que las zonas con mayores tasas de desempleo también presenten mayor emigración de jóvenes y además con estudios universitarios, dado que las oportunidades de trabajo también serán menores. Lo que más me llama la atención es que ni siquiera se apunten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada