jueves, 24 de mayo de 2012

Un trabajo muy criticado.


Me metí a arbitro ya que llevo muchos años jugando al fútbol y quería ganarme un dinerillo. Tuve que estudiarme durante tres meses el reglamento de fútbol (que no es precisamente pequeño) y hacer un examen en el que tenía que acertar el 80% de las preguntas. Afortunadamente pasé el examen y en Septiembre empecé a arbitrar.
 En mi primer partido estuve muy nervioso y lo hice muy mal pero poco a poco fui cogiendo confianza hasta convertirlo algo normal como ir a jugar un partido todos los fines de semanas. Lo malo del trabajo es que a veces es un poco duro porque de toda la gente en el campo eres el único que está solo y el que tiene que imponer la autoridad. También está el padre que piensa que su hijo es Messi y que si no marca 10 goles la culpa es del arbitro. Pero a pesar de estos pocos inconvenientes al llegar a fin de mes y mirar que te han ingresado tu sueldo sientes que merece la pena todos los insultos. Además de estar pagado, gracias al arbitraje he conocido a muchos compañeros con los que te lo pasas bien en el campo.

En definitiva, a pesar de parecer un trabajo muy duro, si te gusta el fútbol aprendes, te lo pasas bien y encima te pagan. Por todo esto pienso seguir el proximo año arbitrando y animo a la gente a que se meta en este mundillo que muchos critican.

2 comentarios:

  1. Gran artículo, Alex, que incomprendidos estáis los árbitros.

    ResponderEliminar
  2. Alex guapo quiero un hijo tuyo

    ResponderEliminar