miércoles, 21 de febrero de 2007

Alumnos alemanes investigan su pasado

En El País del lunes 19 venía un interesante reportaje sobre la investigación de un grupo de estudiantes alemanes de 16 años sobre un antiguo compañero que tuvo que huir setenta años atras, perseguido por los nazis debido a su condición judía.

Los alumnos realizaron entrevistas a los ancianos del pueblo, antiguos compañeros de aquel chico, para comprender los pequeños pasos que llevaron a la infamia de la persecución a muerte.

Me parece muy interesante, entre otras cosas, por su relación con los interesantes trabajos de Historia Oral que habéis desarrollado el pasado trimestre. Leeremos la novela "Algo queda" que la profesora ha realizado con la investigación


REPORTAJE

El reencuentro del estudiante exiliado

Una profesora alemana y sus alumnos recuperan la historia de un joven judío que desapareción durante el nazismo.

David Casals. Diario El País. Barcelona 19 feb 2007.


Bien pocas cosas se sabían sobre la vida de Erich Levi: que era judío, que partió hacia Estados Unidos en 1938 huyendo del nazismo y poco más. La profesora Inge Barth-Grözinger da clases en un instituto en Ellwangen, una ciudad de 25.000 habitantes situada en el sur de Alemania, y propuso a sus alumnos de 16 años como proyecto de curso indagar en la historia de este chico, que estudió en el mismo centro setenta años atrás.

El objetivo de esta propuesta, explica la profesora, no era "reabrir heridas". Más bien lo contrario. "La explicación en el aula del nazismo, la II Guerra Mundial y el Holocausto no puede basarse en dar datos, cifras y fechas. Lo fundamental es que los alumnos sientan empatía hacia las víctimas, y de ahí la utilidad de analizar un caso particular", explica Inge. "Hay que acercar el testimonio de las víctimas a los estudiantes. Sólo así se pueden evitar los brotes de racismo, discriminación y antisemitismo", asegura.


La primera tarea de los alumnos de Inge fue entrevistar a los ancianos del pueblo, que compartieron clase e incluso pupitre con Erich. Así, lograron reconstruir la vida escolar de este estudiante desde el ascenso de Adolf Hitler al poder, en 1933, hasta su exilio forzado cinco años más tarde. "El proceso de exclusión avanzó poco a poco pero sin demora. Primero aparecieron los profesores del colegio vestidos con uniformes, y en el pueblo colgaron caricaturas contra los judíos. Luego, a Erich y a su primo les obligaron a sentarse en la última fila". La presión era tal que incluso el mejor amigo de Erich, Kurt, se apartó de él.


Los actuales estudiantes también descubrieron con este trabajo las vejaciones que sufrió la familia Levi, la única judía del pueblo. "Se dedicaban a la ganadería y un día su ganado apareció ahogado en el río", comenta Inge.


Tras entrevistar a los compañeros de Erich Levi, la curiosidad de los alumnos seguía insaciada. "Sentíamos que teníamos que hacer algo más, una especie de disculpa simbólica". Por ello, decidieron algo que, a primera vista, parecía una locura: localizar a Levi. "Sólo sabíamos que se trasladaron al barrio de Brooklyn de Nueva York".


Por ello, los estudiantes e Inge escribieron a todos los que se apellidan Levi y que vivían allí. La búsqueda resultó infructuosa, aunque no se rindieron. Un periodista alemán recomendó a la profesora acudir al archivo de defunciones de los mormones, donde descubrieron que Erich había fallecido años atrás.


Tras meses de búsqueda, consiguieron contactar con el hijo de Erich: Michael. "Él nunca había oído hablar de la historia de su familia. Michael me comentó que lo único alemán que había en su casa era una máquina para hacer spätzle -una pasta de harina, huevo, sal y agua-", explica la profesora alemana.


Los alumnos de la escuela de Ellwangen organizaron una exposición con todos sus hallazgos. A la inauguración acudió Michael Levi. Inge, además, decidió escribir una novela con toda la documentación recabada por sus alumnos. Así nació Etwas bleibt (Algo queda), que ha tenido una buena acogida en Alemania. En otoño, la editorial Edebé publicará la traducción al castellano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada