domingo, 21 de marzo de 2010

Cuestionar el eurocentrismo antes de que lo haga la realidad



Curioso mapa, ¿verdad?

Una interesante forma de poner en funcionamiento la máquina de pensar de nuestros alumnos es mostrándoles un mapa como éste, sin comentario alguno, y pidiéndoles que desarrollen por escrito un reflexión sobre el mismo en silencio.

En la puesta en común de las reflexiones suscitadas, la labor del profesor deberá limitarse a ordenar y conducir. Los resultados serán jugosos si se tiene la paciencia de dejarles que vayan tirando del hilo y construyendo su propio conocimiento.

Si después les pedimos que lean el artículo que viene a continuación, y que busquen información en la Red sobre lo que les llame la atención, el resultado puede ser un aprendizaje excepcional sobre algo tan persistente y decisivo en nuestras mentes como el eurocentrismo en la percepción del espacio.

Me he acordado de esta actividad a propósito de un artículo en El País. Y es que no es frecuente que un diario incluya una página completa a cuestionar el eurocentrismo presente en los mapas, empezando por el de Mercator. Me refiero a "Europa de borra del mapa", un artículo de Ávaro de Cózar en El País del 20 de marzo, desigual pero de indudable interés para los estudiantes y lectores de este blog.

Si seguimos tirando del hilo podemos pedirles que comparen el mapa de Mercator y de Peters para comprobar la enorme carga ideológica que esconden las apariencias inocentes de los mapas de colorines con los que representamos el mundo en nuestras mentes.

El mapa (hay unos cuantos más) lo he localizado aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada